Perspectiva para las comunidades misionales

El evangelio no cambia. La verdad no cambia. Dios no cambia. Pero todos somos misioneros y como tales tratamos de entender la cultura donde Dios nos ha colocado y aplicar los principios bíblicos fielmente dentro de ese contexto, no solo copiando lo que otros han hecho en EE.UU. o cualquier otro lugar. Además, muchas veces el trabajo de hacer discípulos es lento y va en contra de los conceptos y tácticas modernos de crear una mega iglesia sin profundidad. No se trata de nuestra comodidad, sino de sacrificar nuestras vidas para hacer discípulos que a su vez hagan más discípulos.

Benjamin Jimenez